7 de febrero de 2009

¿Como Estas Amando a Dios?

¿Como Estas Amando a Dios?


¿Te has puesto a Pensar alguna vez si en verdad amas a Dios o sólo lo quieres? No es lo mismo querer que Amar, es necesario que definamos muy bien cómo estamos amando a Dios ya que de ello dependerá hasta dónde estás dispuesto a servir a Dios.

Versículo: Mat 22:37 Rv 60. Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.



Mat 22:37 Bls Jesús le respondió: El primer mandamiento y el más importante es el que dice así: "Ama a tu Dios con todo tu corazón; es decir, con todo lo que piensas y con todo lo que eres".

¿Se ha preguntado si ama de esta forma al señor? ¿Si está involucrándose con todo su ser? Si no es así, ¿pudiera enumerar las razones por las cuales no siente esa pasión?

Déjeme decirle que todo debe comenzar por el amor, si usted no ama algo, sencillamente le resultará fastidioso, hay personas que aman su trabajo y pueden pasar horas y horas y no se cansan porque les es deleitoso, hay otros que les pasa lo mismo con el baile, el deporte, el gameboy, la computadora, etc.

¿Será posible tener esa pasión al servicio de Dios?
Es tiempo de detenernos a evaluar cómo estamos amando a Dios, todo debe de cultivarse para la mayoría de nosotros. El que se nos encomiende una actividad o se nos dé la oportunidad de hacer algo para la obra de Dios, representa: PESADEZ, MOLESTIA, CARGA, ETC, hemos dejado de sentir la pasión de servir, déjeme decirle que SERVIR ES UN PRIVILEGIO, pero muchos han aprendido lo contrario, este mundo nos fue llenando con la idea de tener dinero para poder tener sirvientes Y SI TE SIRVEN, ERES PRIVILEGIADO.

Mat 20:28(bls) “Yo, el Hijo del hombre, soy así. No vine a este mundo para que me sirvan, sino para servir a los demás. Vine para liberar a la gente que es esclava del pecado, y para lograrlo pagaré con mi vida".

Lo que marca la diferencia es el valor que le pones a tu vida y el valor a que le das a Dios, cuando tú vales más que Dios tu amor será de mala calidad para Dios, igual tu servicio, tu entrega etc.
Puedes medir cuánto amas a Dios en la manera en cómo disfrutas de su presencia, puedes evaluar la manera cómo le alabas con pasión o tal vez te dé igual, ¿sabes? a muchos sólo les gusta oír la predicación y no involucrarse en la alabanza o en el servicio a otros, si eres de esos déjame decirte que eres una persona mezquina, interesada, egoísta, tacaña, que sólo piensas en recibir y recibir.


La adoración involucra la entrega de tu ser, de tus habilidades, recursos y dones para alabar a Dios y para servirle a través del servicio a otros, ya sean necesitados o la familia de la fe. Adoras a Dios al manifestarle tu amor, gratitud y alabanza nueva. Dios busca que le adoren en espíritu y en verdad.



Juan 4:23 (BLS) Dios es espíritu, y los que le adoran deben ser guiados por el Espíritu para que lo adoren como se debe. Se acerca el tiempo en que los que adoran a Dios el Padre lo harán como se debe, guiados por el Espíritu, porque el Padre quiere ser adorado así.

¡Y ese tiempo ya ha llegado

Shalom

Enrique Gonzalez

1 comentario:

El Peregrino dijo...

Interesante manera de expresar el tema del amor a Dios.

Sobre todo el tema de la adoración es algo desvirtuado, pues se ha reducido lo que significa, que implica una completa rendición a la voluntad de Dios, y se ha dejado solo en sinónimo de música lenta...

Sin duda, cuanto hagamos para Dios debe ser algo que produzca en nosotros la alegría de ser agradecidos, de poder ser útiles en alguna parte de su propósito, y si eso no se da, de seguro, como dices, que tendremos que revisar nuestros valores.

Saludos